Retinopatía de prematuridad (ROP)

En Inglés

¿Qué es la retinopatía de prematuridad?

La retinopatía de prematuridad (ROP) es una enfermedad de los bebés prematuros en la que crecen vasos sanguíneos anormales en la retina del ojo. La retina se encuentra en el revestimiento interno del ojo. Recibe la luz y la convierte en mensajes visuales que se envían al cerebro. Si se compara el ojo con una cámara, la retina es como la película. Los vasos sanguíneos que van a la retina son una de las partes del ojo que más tardan en madurar. Cuando nace un bebé a término, esos vasos acaban de terminar de crecer. Esto significa que la retina de un bebé prematuro no suele estar completamente desarrollada en el momento del nacimiento. Los vasos sanguíneos de la parte inmadura de la retina pueden desarrollarse de forma anormal en algunos bebés prematuros. Estos vasos pueden volverse tan anormales que pueden dañar los ojos. Incluso pueden causar ceguera.


¿Qué causa la ROP?

Los 2 mayores factores de riesgo para desarrollar ROP son:

  • bajo peso al nacer
  • edad gestacional baja (el número de semanas que el bebé lleva dentro del útero de la madre)

En los bebés prematuros, los factores normales de crecimiento de los vasos sanguíneos, como el factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF), pueden elevarse dentro de los ojos en desarrollo y los vasos sanguíneos del ojo no pueden responder adecuadamente.


¿Cómo se diagnostica la ROP?

Los bebés prematuros nacidos a las 30 semanas de edad gestacional o antes y/o con un peso inferior o igual a 1500 gramos al nacer corren el riesgo de padecer ROP. Menos del 10 % de los bebés prematuros con riesgo de desarrollar ROP requerirán tratamiento.

Los exámenes suelen comenzar en la unidad de cuidados intensivos neonatales a las 4 semanas de vida, aproximadamente. Los exámenes de los ojos continúan hasta que el riesgo de retinopatía del prematuro haya pasado o hasta que la retinopatía del prematuro sea lo suficientemente grave como para poner en riesgo la vista del bebé y desencadenar el tratamiento. Algunas unidades de cuidados intensivos neonatales utilizan un sistema de telemedicina para tomar fotografías de las retinas del bebé que son vistas por un oftalmólogo/a a distancia.


¿Cómo se trata la ROP?

Existen dos opciones principales de tratamiento:

Tratamiento con láser: el tratamiento con láser se aplica a las partes de la retina que no han desarrollado un suministro de sangre. El tratamiento con láser crea pequeñas quemaduras en la retina que destruyen las partes de la retina que producen el VEGF, causante de la ROP.

Inyección de agentes anti-VEGF: se inyecta un medicamento en el ojo para bloquear la actividad del VEGF. 


¿Los tratamientos son eficaces?

La mayoría de los niños que se someten a un tratamiento con láser o con una inyección de agentes anti-VEGF conservarán la vista.