Como crear una rutina de sueño consistente para niños en el verano

June 27, 2019
Sleep | Texas Children's Center for Children and Women

¡Llego el verano! Para muchos niños, el verano es una temporada muy emocionante llena de actividades divertidas.

Para muchos padres, nuestros horarios de trabajo solo nos permiten estar con nuestros hijos por las tardes. Houston es especialmente caluroso y húmedo durante el verano, y es por eso que familias a veces prefieren las actividades nocturnas.

Para los niños puede ser difícil mantener un horario de dormir o una rutina consistente durante el verano. Durante el año escolar, el horario de clases ayuda a que nuestros niños mantengan su rutina y se duerman y despierten a la misma hora cada día. Los niños disfrutan de la libertad que viene sin tener un horario estricto en el verano. Aunque los niños disfruten de esta libertad, los horarios de sueño inconsistentes pueden causar más problemas para los niños. Los niños que tienen horarios de sueño variables tienen mayor dificultad con la regulación de sus emociones, irritabilidad, aumento de peso y problemas sociales.

¿Cómo podemos ayudar a los niños a mantener un horario regulado? Las siguientes sugerencias pueden facilitar el mantenimiento de un horario de sueño para sus hijos después de un día divertido durante las vacaciones de verano y todo el año.

  1. Desarrollar un horario de sueño consistente. Su hijo debe tener la misma hora de acostarse y de despertarse todos los días, incluyendo los fines de semana.
  1. Mantener una rutina consistente en las horas antes de acostarse. Implementar una rutina en las horas antes de acostarse le indica a nuestros cuerpos y mentes que ya es hora de dormir. Las rutinas para dormir deben incluir actividades que los niños disfruten y que sean tranquilas. Reducir o eliminar el tiempo de pantalla (televisión o móvil) una hora antes de acostarse ayuda a reducir el desvelo. Pasar tiempo con sus hijos leyendo, armando rompecabezas o jugando con juguetes de poca actividad es ideal. Un baño con agua tibia antes de irse a la cama también ayuda como señal para el cuerpo de que ya es hora de dormir.
  1. Crear un ambiente para dormir tranquilamente. Asegúrese de que la habitación de su hijo/a sea cómoda, oscura, fresca y tranquila. Pregúntele a su hijo/a si siente calor durante la noche y asegúrese que la ropa de dormir no lo haga sudar. Algunas veces, sabanas y pijamas ligeras o un ventilador pueden ayudar a bajar la temperatura en la habitación. Está bien tener luces nocturnas, pero el tiempo de pantalla en la habitación puede prevenir que se duerma rápido.
  1. Establecer límites y expectativas. Los niños se emocionan con la oportunidad de quedarse despiertos más tarde pasando tiempo con sus padres y familia, y porque saben que no tienen escuela el día siguiente. Si su hijo/a quiere alargar la hora de acostarse, asegúrese de establecer expectativas y límites claros. Por ejemplo, explicando cuándo se deben apagar las luces, cuánto tiempo pasará con ellos antes de tener que salir de la habitación o cuántos cuentos les leerá antes de apagar la luz.

Este blog fue escrito con el apoyo de Stephanie Chapman, Ph. D., psicóloga y directora médica asociada, The Centers for Children and Women.

Post by:

Rogelio Gonzalez, psychology extern and Ph. D. candidate, The Center for Children and Women Greenspoint